Bienvenido a nuestra Web de Desarrollo Personal y Coaching...
Index

PROPÓSITO 2015

 

Tener un propósito en la vida es tener la intención de ser o hacer algo importante según el punto de vista que hemos elegido tener.

En la vida corriente tenemos una serie de metas u objetivos que intentamos alcanzar, ya sean de trabajo, fama, poder, etc., y casi siempre cuando nos proponemos alcanzar una meta comenzamos a preparar una serie de acciones encaminadas en la dirección correcta, o por lo menos eso creemos.

Con todo, la mayoría de las personas se obsesionan con la meta, es decir con el resultado que esperan alcanzar y eso les genera cierta preocupación dependiendo que tan importante sea la meta.

Lo que no mucha gente sabe o no lo tiene en cuenta es que esa preocupación que consideramos normal, se desarrolla como una fuerza que se opone a nuestros deseos y por lo tanto nos distancia de nuestros objetivos.

Todos sabemos que la vida no es un camino de color de rosas, puesto que hasta para los que consideramos afortunados por las noticias, siempre tienen algo en su vida contra lo cual deben hacer frente para sentirse en paz. Porque en esto como en muchas cosas de la vida hay mucho de apariencia.

Una cosa son los momentos felices y otra cosa es el día a día. Podemos estar muy ciegos ante la realidad, pero tarde o temprano esta, se presenta en el umbral de tu casa para darte la noticia de que está ahí, de que existe. Entonces no te queda más remedio que posar los pies en la tierra y aceptar la situación o sufrir.

Podemos considerar la vida como una fuerza que no nos pone las cosas fáciles, considerando esto tenemos que pensar en la finalidad de nuestra existencia.

¿Por qué para unos aparentemente las cosas les salen a las mil maravillas, y sin embargo para otros la vida es una auténtica pesadilla? ¿Entonces que sentido tiene todo esto?

Nacemos y morimos, en medio de estas dos realidades cada persona vive una serie de circunstancias que en apariencia no guardan relación unas con otras.

Según crecemos la sociedad nos hipnotiza con todo lo creado hasta ese momento, y nosotros lo aceptamos y vivimos de acuerdo con lo establecido, después algunos seres humanos intentan cambiar las cosas establecidas originándose en muchos casos ciertos conflictos.

En definitiva para muchos de nosotros no cabe en nuestra mente otra realidad distinta a la que nuestros sentidos físicos nos presentan. De alguna forma podríamos decir que estamos prisioneros en nuestra propia existencia.

Es más, nos creemos importantes en comparación con el cosmos o el universo, y si analizamos esto detenidamente, somos lo que una célula lo es para una persona. Realmente no somos nada relevante, pero nuestro orgullo y vanidad nos dicen lo contrario y nos animan a ser algo importante en la vida caiga quien caiga.

Lo que si está claro es que por alguna razón que desconocemos tenemos unas herramientas innatas con las cuales podemos desarrollarnos como personas.

Decimos que somos personas buenas y queremos mucho a nuestra familia y amigos, pero no soportamos a un vecino molesto, ¿dónde está esa bondad y ese amor por los seres humanos?

Amamos lo que nos importa a nosotros, es decir todo lo que nos hace sentir bien en un término egoísta, si algo nos molesta ya simplemente lo odiamos o no nos gusta. No nos ponemos en la piel de los demás, damos por sentado que ellos deben cambiar para que los veamos con otros ojos y así poderlos amar.

Seguimos estando ciegos ante una realidad muy clara, que las mismas dificultades que tenemos nosotros en el día a día lo tienen los demás, nadie se libra. Aquí aparece la palabra mágica de comprensión para con el prójimo. Todos estamos en la misma vida y todos tenemos dificultades aunque sean aparentemente diferentes, cada uno está donde debe estar según su nivel evolutivo.

El propósito en la vida no esta en las cosas que queremos hacer exteriormente, sino en nuestro interior. Podríamos llamarlo como propósito de vida el desarrollarnos como seres humanos verdaderos, ya que en la actualidad somos millones de seres humanos incompletos.

El problema es que el mundo está gobernado por muchos de esos seres humanos inacabados y por lo tanto basta con echar una mirada y ver la situación en que nos encontramos como humanidad, ahí está nuestra vara de medir.

Decimos que nos importa el mundo y sin embargo miramos para otro lado ante ciertas cosas o echamos la culpa a los demás, y así la misma cantinela y el tiempo pasa y pasa, la tierra se desgasta y la tensión aumenta entre las personas.

Nos preguntamos ¿piensan los que dirigen las naciones y demás instituciones que tirándose los tratos a la cabeza y descalificándose a cara descubierta van a conseguir un mayor bienestar para la humanidad? ¿Es que no piensan en sus hijos, en como crecerán? ¿En que si serán felices y vivirán en paz?

Terminando esta breve disertación para este nuevo año 2015 diremos que si no cambiamos en nuestro interior, las cosas no pintan bien para la humanidad, y para cambiar tenemos que ser conscientes de lo que somos, de lo que hacemos y pensamos, no valen excusas mediocres. La vida no es un fin en sí misma es un medio para alcanzar cierto grado de humanidad

Por lo tanto nuestro propósito para este nuevo año es ser más conscientes y así intentar cambiar el rumbo de las cosas. Por cierto un consejo…intentar pensar más, crear vuestra propias ideas originales y observaros a vosotros mismos cuando interactuáis con los demás. Vez vuestros defectos pero no os critiquéis, tened paciencia con vosotros mismos para que gradualmente vuestro desarrollo se vaya incrementando.

 

 

 -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------